Información y Consejos de Salud para ir a Chile

Si se toman las precauciones básicas que dicta el sentido común, viajar por Chile no resulta un problema. No se requiere ninguna vacuna especial, aunque conviene estar al día con las vacunas de rutina. En la América del Sur templada, las enfermedades transmitidas por mosquitos no suelen suponer un problema; la mayoría de las infecciones se relacionan con el consumo de comida y bebida contaminadas.

Disponibilidad y coste de la atención sanitaria

Estos dos modernos centros médicos de Santiago ofrecen servicio de urgencias las 24 horas, así como atención especializada (con cita) y hospitalizaciones: Clínica Las Condes (022-210-4000; www.clinicalascondes.cl; Lo Fontecilla 441, Las Condes) y Clínica Alemana (022-212-9700; http://portal.alemana.cl; Av. Vitacura 5951, Santiago). Para un listado de médicos, dentistas y laboratorios en Santiago, véase la web de la embajada de EE UU (http://chile.usembassy.gov).

Por lo general, la atención médica en Santiago y otras ciudades es buena, pero en zonas más remotas puede ser difícil de encontrar. La mayoría de los médicos y hospitales esperan que se les pague en efectivo, independientemente de si el paciente cuenta con seguro de viaje. Se puede encontrar un listado de empresas de evacuación de enfermos y seguros de viaje en la web del Departamento de Estado de EE UU (http://travel.state.gov).

La mayoría de las farmacias están bien abastecidas y atendidas por farmacéuticos titulados. La calidad de los medicamentos es comparable a la de los demás países industrializados. Algunos fármacos que en otros países requieren prescripción facultativa se dispensan aquí sin receta. Quien se esté medicando debe conocer el nombre del principio activo del fármaco por si necesita comprarlo.

La atención médica en la isla de Pascua y en pueblos del norte de la Patagonia es muy limitada. Las postas (centros de asistencia primaria) casi nunca están bien abastecidas de medicamentos y suelen estar atendidas solo por paramédicos. Los problemas de salud graves requieren la evacuación a una ciudad grande.

Enfermedades infecciosas y riesgos específicos

Bartonelosis (fiebre de la oroya)

La transmiten los jejenes en los valles áridos de las laderas occidentales de los Andes, entre los 800 y los 3000 m de altitud. Los síntomas principales son fiebre y fuertes dolores corporales. Algunas complicaciones posibles son una anemia aguda, dilatación del hígado y el bazo y, en ocasiones, la muerte. Suele tratarse con cloranfenicol, aunque la doxiciclina también es eficaz.

HantaVirus

Infección muy grave y de progresión rápida que transmiten los roedores. A finales del 2010 se produjo un brote en zonas rurales del sur y del centro de Chile, y desde entonces se han registrado casos esporádicos. La enfermedad se da en personas que viven en contacto con los excrementos de los roedores.

Es poco probable que los viajeros resulten afectados, aunque quienes se alojen en zonas forestales quizá corran mayor riesgo. Nunca se debe acampar en refugios abandonados, donde existe peligro de exponerse a excrementos infectados. Lo más seguro es montar la tienda de campaña. Los campistas que vayan a una zona con hantavirus pueden informarse en los puestos de los guardabosques.

Mal de altura

Se da en personas que ascienden rápidamente por encima de los 2500 m de altitud. Los posibles síntomas son dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos, malestar general, insomnio y pérdida de apetito. Los casos graves pueden complicarse con fluido en los pulmones (edema pulmonar de altura) o hinchazón del cerebro (edema cerebral de altura).

El mejor tratamiento para el mal de altura es bajar. Si alguien presenta síntomas, no debe ascender, y si los síntomas son graves o persistentes, debe descender de inmediato.

Al viajar por grandes altitudes es importante evitar los esfuerzos excesivos, comer ligero y no beber alcohol. En algunas zonas de gran altura existen clínicas que disponen de oxígeno.

Araña de rincón

Se halla por todo el país. No es agresiva, pero su veneno es muy peligroso: puede producir lesiones, insuficiencia renal e incluso la muerte. Mide entre 8 y 30 mm (patas incluidas) y se identifica por su color marrón, manchas en forma de violín y por tener seis ojos (casi todas las arañas tienen ocho). En caso de sufrir una picadura hay que aplicarse hielo y buscar atención médica inmediata.

Agua

Por lo general, el agua del grifo es segura en las ciudades, pero su elevado contenido en minerales puede causar malestar estomacal; el agua embotellada es buena idea para los estómagos delicados y en el norte.

El método más eficaz para purificar el agua es hervirla durante un minuto, o tres minutos a más de 2000 m de altura. También puede desinfectarse con pastillas de yodo, un filtro o Steripen.

Seguridad

En comparación con otros países de América del Sur, Chile es muy seguro. Los hurtos son un problema en las ciudades grandes, estaciones de autobuses y lugares turísticos de la costa en verano, por lo que se aconseja vigilar de cerca las pertenencias. Está prohibido fotografiar instalaciones militares.

Perros e insectos

Los perros callejeros suponen un problema creciente. Muchos tienen sarna; no hay que tocar a los que presenten problemas graves en la piel, pues es muy contagiosa. Al conducir, es habitual que salgan perros ladrando y corriendo detrás del parachoques.

En el sur, en verano, aparecen grandes y molestos tábanos. Sus picaduras son más un incordio que un riesgo para la salud. Conviene llevar repelente de insectos y vestir ropa de colores claros.

Peligros naturales

Los terremotos son una realidad para casi todos los chilenos. A menudo los edificios no cumplen las medidas antisísmicas; los de adobe son especialmente vulnerables. Dada la naturaleza imprevisible de los terremotos, los viajeros no pueden hacer gran cosa para prevenirse.

Los volcanes en activo no suponen tanto riesgo, pues suelen dar señales de aviso. No obstante, debido a las erupciones inesperadas de los últimos años los volcanes se monitorizan más que nunca.

Muchas de las mejores playas tienen peligrosas corrientes de resaca cerca de la orilla, por lo que conviene informarse antes de entrar en el agua y comunicarle a alguien por qué zona se va a nadar. En muchas playas hay letreros de “apto para bañarse” y “no apto para bañarse” o “peligroso”.

En invierno, el esmog (niebla mezclada con humo) es un riesgo para la salud en Santiago. Cuando esta niebla tóxica alcanza cotas peligrosas, la Municipalidad declara el estado de “preemergencia” o “emergencia” y toma medidas para limitar las emisiones. Los niños, ancianos y personas con problemas respiratorios no deben ir al centro de Santiago en tales períodos.

Seguridad personal y robos

La delincuencia se concentra sobre todo en zonas urbanas densamente pobladas, aunque aumenta en los destinos turísticos durante el verano. Quienes se alojen en cabañas deberán cerrar con llave puertas y ventanas antes de salir, sobre todo en las ciudades más turísticas. En la playa hay que tener cuidado con los carteristas y no dejar objetos de valor desatendidos cuando se vaya a nadar. Nunca se debe dejar un automóvil sin cerrar o sin vigilar, y se recomienda guardar los objetos valiosos en el maletero.

El viajero ha de tener cuidado con las distracciones, p. ej. si alguien le da un golpecito en el hombro, escupe o le derrama algo encima; tales “accidentes” suelen formar parte de una estrategia para robar en grupo. Conviene vigilar las pertenencias y no hacer ostentación de joyas caras.

Hay que alejarse de las protestas políticas, sobre todo en la capital: suelen desembocar en enfrentamientos violentos.

Es buena idea asegurar el equipaje. Nunca hay que dejar objetos valiosos, como dinero o cámaras, en la habitación del hotel. Algunos viajeros llevan su propio candado. Los hoteles de categoría alta a menudo instalan cajas fuertes en las habitaciones.

 

Informarse es importante

Antes y durante el viaje recomendamos que cualquier información relacionada con seguridad, salud, trámites administrativos como la expedición de visados, etc. sea verificada con el Ministerio de Asuntos Exteriores del país del viajero.

Artículos más leídos

Turín, Piamonte, Italia
Best in Travel 2019: los mejores destinos para viajar en 2019 elegidos por Lonely Planet. ¡Descubre las 10 mejores regiones del 2019!
Marco_Saracco_Getty_Images_iStock_Photo
Isla Flatey, Islandia
La democratización de lo VIP ya es una realidad y las islas privadas están al alcance de muchos bolsillos. Aquí va una lista de 10 islas de todo el mundo para vivir aventuras únicas.
Alexander_Erdbeer_Shutterstock
Nueva York, Estados Unidos
El número de mayo de 2018 de la revista Lonely Planet se adentra en Nueva York y recorre la Gran Manzana a diferentes niveles.