Viajar con niños a Chile

Chile es un destino muy acogedor para los niños, aunque conviene tomar las mismas precauciones que en el país de origen. Los críos pagan un billete reducido o entran gratis en diversos espectáculos y actuaciones. Los chilenos se muestran serviciales en el transporte público; con frecuencia ceden el asiento para un padre y su hijo. Las embarazadas disfrutan de plazas de aparcamiento y preferencia al pagar en las tiendas de comestibles.

Aunque las familias de clase media alta suelen contratar a una nana (niñera), encontrar ayuda en el último momento no es fácil. Los servicios de canguro y los clubes infantiles se limitan a estaciones de esquí y hoteles de categoría alta. Si los padres se fían de un método informal, los conocidos de confianza pueden recomendar canguros.

La leche en polvo, los alimentos para bebés y los pañales son fáciles de encontrar. Por regla general, los aseos públicos están descuidados; hay que llevar siempre papel higiénico, que suele acabarse, y desinfectante de manos porque casi nunca se dispone de jabón y toallas. Aunque una mujer puede pasar con un niño al baño de señoras, es socialmente inaceptable que un hombre entre con una niña en el de caballeros.

Pese a que no hay por qué preocuparse en cuanto a comida y salud, el agua embotellada es aconsejable para los estómagos delicados.

Aventura

A los niños les encantan los deportes como el excursionismo o el ciclismo siempre que puedan ir a su ritmo. Es necesario acomodar las actividades a su nivel, llevar tentempiés y tener un plan alternativo para el mal tiempo o el cansancio. Un viaje rutinario, como cruzar fiordos en un ferri o montar en el metro, puede equivaler a una aventura. Actividades como los paseos guiados a caballo (por lo general de 8 años y más), el rafting y el barranquismo siempre gustan a los adolescentes.

El agroturismo puede ser una gran opción, con la posibilidad de trabajar en las granjas o hacer senderismo. Algunos ríos pueden ser adecuados para los niños; hay que asegurarse de disponer de chalecos salvavidas y trajes de neopreno.

Restaurantes

Aunque no ofrecen menús infantiles, la mayoría sirven varios platos para niños, sin picante. No hay inconveniente en pedir una comida para compartir; las raciones suelen ser abundantes. Rara vez disponen de tronas. Conviene tener en cuenta los horarios: los restaurantes no abren para cenar antes de las 19.00-20.00, y el servicio puede ser bastante lento.

Las mejores zonas

Santiago

Museos, parques y estaciones de esquí con pistas fáciles, eventos divertidos y cursos… Los parques de ecoaventuras, los paseos a caballo y las tirolinas ofrecen emoción en el cercano Cajón del Maipo.

Sur Chico

Para paseos a caballo, chapuzones en lagos, visitas a granjas, deportes acuáticos y volcanes. Pucón y Puerto Varas son las mejores bases para explorar la región.

Norte Chico

Las localidades turísticas costeras ofrecen playa, natación y clases de surf. A los niños les encanta jugar en las marismas de La Piscina, en Bahía Inglesa. El clima suave y soleado facilita los planes.

Artículos más leídos

Turín, Piamonte, Italia
Best in Travel 2019: los mejores destinos para viajar en 2019 elegidos por Lonely Planet. ¡Descubre las 10 mejores regiones del 2019!
Marco_Saracco_Getty_Images_iStock_Photo
Isla Flatey, Islandia
La democratización de lo VIP ya es una realidad y las islas privadas están al alcance de muchos bolsillos. Aquí va una lista de 10 islas de todo el mundo para vivir aventuras únicas.
Alexander_Erdbeer_Shutterstock
Nueva York, Estados Unidos
El número de mayo de 2018 de la revista Lonely Planet se adentra en Nueva York y recorre la Gran Manzana a diferentes niveles.