Deportes y actividades Nepal

Nepal al aire libre

Nepal es un paraíso para los amantes de los deportes de aventura y actividades de emociones fuertes: ofrece algunos de los mejores recorridos del mundo en bicicleta de montaña y rafting, además de barranquismo, bungee jumping, tirolina y escalada en roca. Descender por los ríos o ir en bicicleta por caminos rurales y puertos de montaña es de una de las formas más gratificantes de descubrir el país.

La oferta de aventuras es inmensa: desde cortos paseos en bicicleta por pueblos del valle de Katmandú hasta desafiantes pistas de montaña, y desde travesías familiares en cálidas aguas fluviales hasta vertiginosos descensos por aguas bravas en los más remotos rincones del país. Es posible explorar los caminos y ríos de Nepal por libre, pero mucha gente contrata circuitos organizados, que suelen salir cada varios días en temporada alta. Solo en Katmandú hay decenas de empresas de aventura especializadas tanto en circuitos fijos para grupos como en circuitos personalizados para practicar ciclismo y rafting. La oferta de los deportes más extremos no es tan amplia: deben organizarse paquetes de aventura por anticipado a través de empresas turísticas en Katmandú o Pokhara.

Bicicleta de montaña

Sus prestaciones (neumáticos anchos, sillín acolchado y 17 marchas más que la bicicleta nepalí media) la convierten en una máquina ideal y versátil para explorar Nepal, pues permite escapar de las carreteras asfaltadas para recorrer pistas y antiguos senderos hasta zonas remotas y poco visitadas. Y, lo que es más importante, da una libertad total de movimiento y evita tener que tomar autobuses atestados y taxis claustrofóbicos. Dadas las características del ciclismo de aventura, la mayoría de las rutas ciclistas no resultaron seriamente afectadas por el seísmo del 2015.

El centro del valle de Katmandú —frenético y con un tráfico infernal— no permite disfrutar de un placentero recorrido en bicicleta, pero la periferia del valle es otra historia: su densa red de pistas, senderos y carreteras secundarias posiblemente ofrece las mejores opciones de ciclismo en Nepal. La bicicleta de montaña permite seguir rutas alternativas y descubrir idílicos pueblos newar.

Muchas pistas son estrechos caminos con siglos de antigüedad que no aparecen en los mapas, así que, si se emprende la aventura sin guía, será necesario contar con un buen sentido de la orientación. Viajar sin guía implica ciertos riesgos, y hay que aprender algunas palabras importantes en nepalés para poder preguntar por el camino correcto.

Nepa Maps e Himalayan Maphouse editan los prácticos mapas Mountain Biking the Kathmandu Valley y Biking around Annapurna, aunque no son completamente de fiar.

Más información sobre ciclismo de montaña en Nepal en el capítulo Ciclismo, rafting y kayak.

Circuitos guiados

Un número en alza de empresas nepalíes ofrecen rutas guiadas en bicicleta de montaña. Proporcionan máquinas de alta calidad, guías locales y occidentales, cascos y todo el equipo necesario. Suele requerirse un mínimo de cuatro ciclistas por grupo, aunque en excursiones más cortas basta con dos. Para estas (2-3 días) no hace falta un coche de apoyo, pero en las más largas sí, y se cobra un suplemento.

El precio de las excursiones locales en grupo oscila entre 32 y 35 US$ por las de un día, como los circuitos hacia el norte, de Katmandú a Tinpiple, Tokha y Budhanilkantha; o hacia el sur, al pueblo tradicional de Bungamati. Si solo se desea un guía de bicicleta de montaña, lo normal es pagar 22-25 US$ al día.

Una excursión de un día ladera abajo con un vehículo de apoyo cuesta unos 55 US$ por persona. Se puede ir en coche hasta Nagarkot y bajar en bicicleta a Sankhu y Bodhnath o Bhaktapur, o ir en coche a Kakani y descender por la carretera de Scar. Dawn Till Dusk ofrece fantásticos descensos desde la cima del Phulchowki y el Nagarjun.

Las rutas de varios días por el valle de Katmandú cuestan 45/65 US$ por día sin/con vehículo de apoyo, y duran de dos a 10 días. Los precios incluyen el alquiler de las bicicletas, un guía, alojamiento en hoteles y comidas.

Empresas turísticas

Las que se indican a continuación también permiten alquilar de forma independiente bicicletas de montaña importadas y de buena calidad.

Alternative Nepal (01-4700170; www.alternativenepal.com)

Annapurna Mountain Bikes (9841436811, 01-6912195; ros que integran esta nueva empresa situada en Thamel son ciclistas expertos y organizan excursiones por el valle de Katmandú, la zona del Annapurna y el Alto Mustang. Las de un día con pernoctación cuestan 75-85 US$. Ofrecen alquiler de bicicletas (desde 12 US$) y servicio de reparaciones.

Biking First (9851157023; www.bikingfirst.com) Acreditada empresa de Katmandú que ofrece desde salidas de un día por el valle hasta el circuito completo del Annapurna.

Chain ‘n’ Gear Mountain Bikes (061-463696; Gaurighat Marg)

Dawn Till Dusk (01-4700286; www.nepalbiking.com; JP School Rd, Thamel, Katmandú) Salidas locales, circuitos por todo el país y alquiler de bicicletas. Su oficina está en la Kathmandu Guest House. Para reparación de bicicletas y mantenimiento hay que dirigirse al taller, 5 min a pie hacia el este, cerca del restaurante de Kilroy.

Himalayan Single Track (01-4700909; www.himalayansingletrack.com; Saatgumthi) Situada en Thamel, su oferta de circuitos en bicicleta es de las más amplias y fascinantes: desde las rutas más populares hasta el Alto Mustang, Manaslu, el Jomsom Muktinath Trail, e incluso viajes en bici al Tíbet.

Path Finder Cycling (01-4700468; www.tibetbiking.com; Thamel, Katmandú) Ofrece circuitos de uno o varios días, recorridos por el Tíbet, alquiler de bicicletas, reparaciones y accesorios. Frente al restaurante La Dolce Vita.

Transportar la propia bicicleta

Si se tiene pensado viajar en bicicleta de montaña más de un día o dos, quizá interese llevarse la bicicleta de casa. Se puede facturar como parte del equipaje permitido en los vuelos internacionales. Es obligatorio deshinchar las ruedas, poner el manillar en paralelo al cuadro y quitar los pedales. El paso por la aduana nepalí no supone un problema, siempre que se asegure a los agentes que la bicicleta va a volver con su dueño al final del viaje, aunque nunca se insiste sobre ese particular.

En la mayor parte de los vuelos nacionales, si se empaqueta correctamente, quitando las ruedas y los pedales, se puede llevar en la bodega de carga. Conviene consultar previamente a la compañía.

Los autobuses locales son útiles si se quieren evitar algunas de las rutas más congestionadas. Se puede colocar la bicicleta en la baca pagando un suplemento (50-100 NPR, según duración del viaje y empresa). Hay que tener en cuenta que, una vez dentro del autobús, es probable que sigan cargando la baca y pongan bultos encima. Un candado y una cadena no están de más.

Equipo

La mayor parte de las bicicletas que se alquilan en Nepal son bicis “de montaña” indias de poca calidad, no aptas para los rigores de las pistas. Los establecimientos más reputados alquilan buenas bicicletas (18 marchas y amortiguadores delanteros) por unos 12-15 US$ diarios, con descuentos si se alquilan por una semana. Las mejores agencias de alquiler disponen de cascos y demás accesorios.

Quien lleve su propia bicicleta debe llevar también herramientas y accesorios, ya que es muy difícil encontrarlos fuera de Katmandú. Los operadores de rutas ciclistas de cierta categoría disponen de mecánicos, talleres y herramientas en sus oficinas de Katmandú.

Estado de las carreteras

Por las carreteras nepalíes circula una amplia gama de vehículos: autobuses, motocicletas, automóviles, camiones, tractores, vacas sagradas, carretillas, perros, niños despistados y pollos, todos ellos a diferentes velocidades y en diferentes direcciones. Los vehículos suelen circular por la izquierda, aunque no es raro encontrarse uno de frente por el centro. En la práctica, los más pequeños ceden el paso a los mayores y, desde luego, las bicicletas se encuentran en la escala más baja de tan darwinista clasificación.

El centro de Katmandú es un lugar especialmente desagradable para circular, debido a la polución, el denso tráfico y el comportamiento cada vez más irrespetuoso de los jóvenes conductores.

Algunos ciclistas intrépidos se llevan las bicicletas a las zonas de senderismo, esperando poder disfrutar con ellas, pero estas zonas no suelen ser aptas para bicis de montaña y, por lo menos, el 80% del tiempo hay que llevarlas a cuestas. Además, siempre hay caminantes, porteadores y lugareños por el camino. El Parque Nacional de Sagarmatha no permite el acceso a bicicletas. Siempre debe conducirse con respeto y precaución máximos.

Es posible que tras el terremoto del 2015 algunas rutas sean distintas y algunas señales hayan desaparecido. Ahora, más que nunca, conviene aprender algo de nepalés para preguntar el camino.

Protocolo en los caminos

Ropa

La ropa de licra ajustada resulta chocante a los autóctonos, que son muy pudorosos. Estas prendas pueden resultarles incómodas e incluso ofensivas. Un modo sencillo de resolverlo es llevar unos pantalones cortos cómodos y una camiseta encima del equipo de ciclismo, especialmente en el caso de las mujeres, ya que las nepalíes son muy conservadoras en el vestir.

Seguridad

Los caminos suelen estar atestados de lugareños que realizan sus labores diarias. Un timbre en el manillar para anunciar la llegada, reducir la velocidad y avisar en tono amistoso un par de veces diciendo “cycle ioh!” (“¡viene una bicicleta!”) ayudan mucho a la seguridad, propia y de los transeúntes. A los niños les encanta la novedad que suponen las bicicletas, los modernos cascos y las prendas raras, y aparecerán de todas partes para dar la bienvenida. También les encanta agarrar la bicicleta por detrás y correr al lado. Hay que tener cuidado para que nadie se haga daño.

‘Rafting’

Nepal tiene fama de ser uno de los mejores lugares del mundo para practicar este deporte, con descensos fluviales en ríos de montaña vertiginosos y expediciones clásicas por ríos de gran caudal en plena naturaleza. Las aguas templadas, el clima subtropical (sin insectos) y sus enormes playas de arena blanca, ideales para acampar, lo hacen aún más atractivo.

Más información sobre la práctica de rafting en Nepal, en el capítulo Ciclismo, rafting y kayak.

Cuándo ir

En general, las mejores épocas para practicar rafting y kayak son de septiembre a principios de diciembre y de marzo a principios de junio.

Marzo a mayo En verano los días son largos y calurosos y las aguas están más bajas, de modo que los rápidos suelen tener un grado menos que de septiembre a noviembre. El caudal vuelve a aumentar en mayo con las tormentas premonzónicas y el deshielo.

Junio a agosto Con las lluvias monzónicas, el caudal de los ríos se multiplica por 10 y pueden alcanzar niveles 60 u 80 veces superiores al mínimo, lo que hace que la mayor parte de ellos resulte impracticable. Durante el monzón, solo se recorren comercialmente algunas partes del Seti, del curso alto del Sun Kosi y del Trisuli.

Principios de septiembre a principios de octubre; mayo a junio Los ríos pueden ir muy crecidos por las lluvias monzónicas. Para lanzarse al agua en estas fechas hay que contar con una empresa de rafting experimentada que conozca bien el río y ofrezca un buen equipo, ya que la época de las crecidas es la más peligrosa.

Mediados de octubre a noviembre Es cuando más gente acude, ya que el tiempo es mejor y el agua aún baja rápida.

Diciembre Hace demasiado frío en muchos ríos, a menos que se lleve traje de neopreno, y los días son más cortos.

Qué llevar

En una expedición organizada de rafting o kayak, el equipo especializado va incluido, así como las tiendas. Las bolsas estancas con cierre hermético evitan que el equipo se moje aunque la embarcación vuelque.

Normalmente no hace falta llevar más que ropa ligera y una muda más cálida para las noches frías. Un bañador, toalla, sombrero, repelente contra insectos, crema solar y unas zapatillas ligeras o sandalias (que queden bien sujetas) son imprescindibles. En invierno será preciso llevar ropa térmica, sobre todo en ríos como el Bhote Kosi. Cabe verificar si las compañías proporcionan chaquetas impermeables y trajes de neopreno.

Las carcasas impermeables para cámaras permiten tomar fotos durante todo el descenso: algunas agencias las alquilan, pero es mejor llevarla de casa.

Información

El libro White Water Nepal, de Peter Knowles, contiene información muy detallada sobre trayectos fluviales, con 60 mapas, perfiles de ríos e hidrogramas, además de consejos sobre equipos y salud. Véase la web www.riverspublishing.co.uk; también se puede comprar en Katmandú.

Himalayan Maphouse y Peter Knowles han editado tres mapas de ríos para practicantes de kayak y rafting: Whitewater Rafting and Kayaking for Western Nepal, Central Nepal y Eastern Nepal.

La web de Nepal Association of Rafting Agents (www.raftingassociation.org.np) tiene listados de empresas de rafting, descripciones de rutas fluviales e información sobre el anual Himalayan Whitewater Challenge.

Qué río elegir

Antes de decidirse por un río, conviene pensar bien qué es lo que se busca. Hay rutas de dos a 12 días por cursos fluviales diversos, y todas ofrecen experiencias muy diferentes.

En primer lugar, no hay que pensar que, por tratarse de una travesía, la expedición vaya a ser una aventura. Algunos ríos, como el Sun Kosi, que es una sucesión de aguas bravas en septiembre y octubre, están muy calmados a principios de primavera. Por otra parte, esa época puede ser estupenda para hacer rafting en ríos como el Marsyangdi o el Bhote Kosi, que serían un suicidio en la temporada de crecidas. Probablemente el Karnali sea el único que ofrece aguas bravas en todo momento, aunque durante septiembre y mayo, meses de crecidas, el desafío es mayor.

Los trayectos más largos, como el del Sun Kosi (en otoño), el del Karnali o el del Tamur ofrecen descensos trepidantes en aguas bravas, con la sensación de viaje inherente a un largo trayecto fluvial. Al pasar más tiempo en el río, es más relajado, las relaciones siguen un ritmo más natural y los recuerdos se afianzan para toda la vida. Las rutas por el río son mucho más que una emocionante sucesión de saltos impulsados por la gravedad; son viajes que fluyen siguiendo una dinámica especial.

Si se busca un trayecto más corto combinado con unas posibilidades excelentes de observar fauna, se recomienda la ruta de dos-tres días de Mugling al Parque Nacional de Chitwan o la ruta de un día por el río Geruwa cerca del Parque Nacional de Bardia.

En Nepal, los corrimientos de tierras bloquean periódicamente los ríos; es probable que tras el seísmo del 2015 sean más frecuentes. Antes de contratar una expedición conviene cerciorarse sobre el terreno de que todo está en orden.

Excursiones organizadas

En Katmandú hay decenas de empresas que se presentan como agencias de rafting y kayak. Algunas cuentan con tradición y buena reputación; otras son más recientes, en muchos casos creadas por guías que dejan su empleo y montan su propia agencia Estas nuevas empresas pueden mostrar un gran empeño y dar buen resultado, pero también pueden ser negocios de escasos medios, sin el equipo y el personal necesarios. Muchas de las pequeñas agencias de viajes venden los paquetes cobrando una comisión; a menudo no conocen los detalles y solo les interesa conseguir clientela.

Si se coincide con un grupo que regrese de una expedición, vale la pena cambiar impresiones para obtener información sobre la calidad del equipo, los guías, la comida y el transporte. Hay que preguntar a la empresa por cosas como el traslado a/desde el río, las horas que se va a pasar remando, dónde se va a acampar, la comida que se va a llevar, quién va a cocinar y hacer el trabajo en el campamento, el combustible que se usará para cocinar (no es conveniente ni responsable usar leña), qué se hará con la basura, las medidas de higiene que se van a tomar y las actividades nocturnas. También conviene saber cuántas personas se han apuntado a una excursión y la han pagado, así como el número máximo que se acepta.

Hay excursiones cortas cada pocos días, pero las de rafting más largas solo se hacen una vez a la semana, más o menos, así que se debe contactar por adelantado para informarse de las salidas programadas. Las mejores, si no pueden ofrecer salidas en las fechas solicitadas, suelen recomendar otra empresa fiable.

Por norma general, se rema o avanza en kayak 5-6 h diarias, y cabe esperar que un 30% del descenso sea a través de rápidos, dependiendo del río. El primer día y el último probablemente sean medias jornadas. Las rutas de una semana o más probablemente contarán con una jornada de descanso para relajarse o explorar la zona.

Las excursiones contratadas en Nepal cuestan entre 60 y 120 US$ diarios, según la calidad del servicio, el número de personas y el río. Habitualmente cumplen las expectativas. Es mejor pagar un poco más y disfrutar de una experiencia agradable y segura, que ahorrarse 100 US$ y pasarlo mal y correr riesgos.

Con los constantes cambios en el sector, es difícil hacer recomendaciones particulares; el hecho de que una empresa no aparezca en la presente lista no significa que no organice expediciones excelentes. Con todo, las siguientes destacan por su profesionalidad.

Adrenaline Rush (01-4701056; www.adrenalinenepal.com; Thamel) Rafting y kayak por el Trisuli, además de trayectos de tubing y ducky (kayak hinchable), desde un sencillo campamento en Kuringhat, junto al Trisuli.

Adventure Aves (01-4700230; www.adventureaves.com; Saat Gumti) Situada en Thamel y gestionada por personal nepalí y británico, se especializa en rafting y kayak.

Drift Nepal (01-4700797; www.driftnepal.com) Abarca todos los ríos principales. Además, ofrece cursillos intensivos de kayak y excursiones. Está en Thamel.

Equator Expeditions (01-4700854; www.equatorexpeditionsnepal.com; Thamel, Katmandú) Empresa especializada en largas expediciones de rafting/kayak con participación de los clientes. También ofrece clases de kayak.

GRG Adventure Kayaking (01-4266277, 01-4700928; www.grgadventurekayaking.com) Dirigida por el mejor kayakista de Nepal, organiza expediciones de rafting y kayak y cursillos de kayak de cuatro días en un campamento cerca de Fishling, próximo a Kuringhat. También alquila kayaks. La oficina está en el Hotel Prayer Flag de Katmandú.

Himalayan Encounters (01-4700426; www.himalayanencounters.com)

Paddle Nepal (061-465730)

Rapidrunner Expeditions (061-462024; www.rapidrunnerexpeditions.com)

Ultimate Descents Nepal (01-4381214; www.udnepal.com) Está cerca del Near Northfield Cafe en Thamel y pertenece al grupo Borderlands; también tiene una oficina en Pokhara. Está especializada en largas expediciones de rafting y en cursos de kayak con prácticas por el río Seti.

Ultimate Rivers (www.ultimaterivers.com.np; Mandala St, Thamel, Katmandú) Está asociada con Ultimate Descents Internacional (www.ultimatedescents.com). La oficina de Katmandú está compartida con The Last Resort.

Kayak

En los últimos años se ha registrado un constante aumento en el número de aficionados al kayak que acuden a Nepal, considerado con todo merecimiento un paraíso para los remeros. Varias empresas organizan expediciones específicas, aportan todo el equipo y las provisiones, que se trasladan en barcas, y se acampa cerca de los mejores tramos.

La oferta de expediciones de kayak es excepcional. En determinadas épocas puede descenderse por las aguas bravas del Mardi Khola, el Tamba Kosi y el Karnali; también por el Thuli Bheri y el Balephi Khola, y por los afluentes del Tamur.

El curso alto del Modhi Khola también es apto para los remeros más experimentados. El torrente lateral del Bhurungdi Khola, junto al pueblo de Birethani, esconde varios saltos de agua navegables, si se tiene experiencia.

Clases prácticas

Nepal es ideal para aprender kayak y varias empresas ofrecen cursos prácticos. Debido al alto nivel de comunicación requerido para enseñar, los mejores cursillos suelen contar con instructores tanto occidentales como nepalíes. Suelen durar cuatro días, tiempo suficiente para aprender las bases del kayak, la seguridad y la dinámica del río.

Los cursos prácticos son una introducción relajada y agradable al mundo del kayak, con 4-6 h de descenso diarias. El primer día se aprenden técnicas de autorrescate, el rescate en T y el esquimotaje, útiles para los vuelcos. El segundo, se practica en el río, aprendiendo a cruzarlo, a entrar y salir de los remolinos y a perfeccionar la palada. El tercer día empieza la verdadera diversión, atravesando pequeños rápidos (de clase 2) y recorriendo el río para aprender a leerlos. Lo normal es un instructor por cada tres personas.

Equator Expeditions y Ultimate Rivers organizan clases prácticas en el curso alto del Sun Kosi. Equator dirige el Sukute Beach Resort, al norte del pueblo de Sukute, entre los kilómetros 69 y 70 de la carretera. Situado junto a un precioso tramo del río, es bastante cómodo, con playa privada y un bar con mesas de billar. Además, dispone de piscina, muy útil para aprender técnicas de esquimotaje.

Ultimate Rivers utiliza el campamento Ultimate Rivers Bhote Koshi Resort, entre los kilómetros 83 y 84. Ambas empresas cobran unos 250 US$ por un curso de cuatro días, pero es fácil obtener un descuento si se toma el autobús local. Siempre conviene comprobar el tipo de transporte incluido; así se evitará terminar parando a un autobús local y cargando el kayak en la baca para un corto trayecto tras una expedición por el río.

Royal Beach Camp (9808413898; www.royalbeachnepal.com) organiza cursos de entre dos y siete días desde su campamento fijo con piscina en Kataudi, junto al río Trisuli, a 85 km de Katmandú. También ofrece paquetes (2 a 7 días) que combinan cursos con rafting, kayak y barranquismo, y expediciones dirigidas a familias. Tiene una oficina en Katmandú, al norte de la Kathmandu Guest House.

Ultimate Descents Nepal organiza sus cursos de cuatro días en el río Seti, por unos 250 US$, con salida y llegada en Pokhara. La primera sesión se realiza en el Phewa Tal y los otros tres días, en el Seti, acampando dos noches junto al río. La ventaja de aprender en el Seti es que es un río bastante inhóspito. Los cursos de kayak en el curso alto del Sun Kosi pueden ser de uno a cuatro días. Especialistas en kayak, como GRG Adventure Kayaking, pueden organizar prácticas en los tramos más tranquilos de un descenso en rafting por el Sun Kosi.

Pokhara cuenta con Paddle Nepal y Rapidrunner Expeditions. La primera ofrece rafting por aguas bravas, cursos de kayak y barranquismo (todas combinan agua y adrenalina). La segunda organiza descensos en rafting por aguas bravas para los más intrépidos, cursos de kayak y descensos en rafting esencialmente orientados a familias.

La mayor parte de los cursos de kayak tienen lugar a finales de octubre, noviembre, marzo y abril. De diciembre a febrero todavía es posible practicarlo, pero los días son más cortos y hay mucha menos luz solar para calentarse al inicio y al final de la jornada.

Escalada en roca y espeleología

Aunque pueda resultar sorprendente, en Nepal la escalada en roca todavía se halla en sus inicios y el desarrollo de la espeleología aún es menor. La escalada suele practicarse en torno al valle de Katmandú. Hardcore Nepal ofrece diversos cursos. Si se prefiere explorar el subsuelo, la misma empresa organizas salidas a la enorme cueva de Siddha Gufa, cerca de Bandipur, que combinan escalada, rápel y espeleología.

‘Bungee jumping’

Aunque la mayoría de los viajeros deciden explorar Nepal subiendo y bajando por sus montañas, entre resuellos y resoplidos, algunos (algo locos) prefieren lanzarse al vacío desde ellas sujetos por una gigantesca cuerda elástica, entre la gloria y el suicidio. Hay dos lugares consolidados para este deporte extremo. The Last Resort, en la carretera entre Katmandú y el Tíbet, ofrece un salto de 160 m (uno de los 10 más altos del mundo) desde un puente colgante sobre una garganta por la que fluye el furioso Bhote Kosi; desde 85 € (unos 90 US$). Sin embargo, el seísmo del 2015 afectó algo a la garganta, por lo que conviene asegurarse con antelación de que los saltos siguen practicándose.

Más al oeste, cerca de Pokhara, Zip-Flyer Nepal brinda más diversión con cuerda elástica desde una torre de 70 m de alto (68 US$). Las mismas mentes diabólicas ofrecen un recorrido de tirolina de 1800 m de longitud (68 US$) en el que a veces se alcanzan los 120 km/h.

Barranquismo

Este deporte extremo combina rápel, escalada, natación y…, bueno, caídas a los ríos. La mejor zona para practicarlo es junto al bravo Bhote Kosi, al norte de Katmandú, en la carretera al Tíbet. Borderlands Resort y The Last Resort organizan salidas de barranquismo. Un curso de dos días, combinable con otras actividades, sale por unos 150 US$.

Parapente y ultraligero

El parapente, que consiste en volar silenciosamente como las aves aprovechando las corrientes térmicas, no está muy extendido en Nepal. Tan solo en las afueras de Pokhara es posible surcar el cielo como un halcón o, como mínimo, junto a él. La paracetrería es una mezcla de cetrería y parapente que permite dar de comer a aves rapaces planeando ¡mientras se vuela a cientos de metros de altura! Blue Sky Paragliding) organiza esta experiencia única. También ofrece parapente, sin aves rapaces, en Bandipur.

Sunrise Paragliding, una de las empresas de parapente más consolidadas, ofrece vuelos y cursos desde su sede en Pokhara.

Frontiers Paragliding también tiene su sede en Pokhara; además de vuelos tándem, puede contratarse un paquete de varios días o hacer un curso de piloto.

Desde un ultraligero se obtiene una vista extraordinaria de los picos montañosos. Pueden contratarse vuelos a través de Avia Club Nepal y Pokhara Ultralight), las dos en Pokhara.

Otras actividades

No todas las actividades que ofrece Nepal conllevan alcanzar alturas de vértigo, grandes velocidades ni terminar empapado en rápidos de aguas heladas. Los tres principales parques nacionales del Terai —Chitwan, Bardia y Koshi Tappu— organizan paseos en elefante, por la jungla y en barca/canoa, actividades tranquilas y relajantes; bueno, salvo que un tigre furioso salga al paso…

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Lumbini, Nepal
Lonely Planet ha elegido Lumbini, en Nepal, TOP 7 de los mejores destinos asiáticos para visitar. ¡Descubre el 'ranking' Best in Asia 2018!
AlexFox_Getty_Images
Nyhavn, Copenhague, Dinamarca
Best in Travel 2019: los mejores destinos para viajar en 2019 elegidos por Lonely Planet. ¡Descubre las 10 mejores ciudades del 2019!
trabantos_Shutterstock
Arugam Bay, Sri Lanka
Los 10 mejores destinos de Asia para viajar en el 2018, según Lonely Planet. Este es el 'ranking' Best in Asia 2018.
Shanti Hesse / Shutterstock