Descubrir los mil y un sabores de Sri Lanka

Texto por
Ryan Ver Berkmoes, autor de Lonely Planet
Templo Isurumuniya, Sri Lanka
efesenkoi_Shutterstock

Sri Lanka, Best in Travel 2019

“Arroz al curri” suena mundano, pero en realidad es sublime. El plato nacional de Sri Lanka es una mezcla de gustos y platos; una variedad de sabores siempre cambiante que refleja la habilidad del cocinero y la plenitud de los mercados.

Sri Lanka


La historia y la cultura de Sri Lanka van de la mano como el arroz y el curri. Su estratégica ubicación en la ruta entre Oriente y Occidente, y los vecinos, comerciantes, inmigrantes y colonos que han dejado huella en el país, se combinan con su mezcla de culturas india, portuguesa, árabe, malaya y neerlandesa. Es un país que se visita por sus playas, su cultura, sus templos, sus pueblos cimeros, sus elefantes y por mucho más, pero siempre hay que dejar sitio para su cautivadora cocina.

 

La cocina ceilandesa presenta un sinfín de deliciosos sabores y especias, Sri Lanka © Ian Murdoch / Getty Images La cocina ceilandesa presenta un sinfín de deliciosos sabores y especias, Sri Lanka © Ian Murdoch / Getty Images

Curri, arroz y especias indias en la gastronomía de Sri Lanka

La cocina del sureño estado indio de Kerala tiene muchos aspectos en común con la cocina de Sri Lanka: leche de coco en los curris y la pasión por el marisco de sus ricas costas. A todo ello los ceilandeses le añaden un picante aún más intenso (suelen suavizarlo para los paladares occidentales, incluso en los restaurantes que parecen más ‘locales’, por lo que, si se desea probar la auténtica comida picante en un restaurante, hay que decirlo al pedir).

 

No hay que escatimar con las especias si se quiere comer como los lugareños, Sri Lanka © Santhosh Varghese / Shutterstock No hay que escatimar con las especias si se quiere comer como los lugareños, Sri Lanka © Santhosh Varghese / Shutterstock

El arroz es el alimento básico que suele acompañar todas las comidas. En el caso del arroz con curri, a menudo se puede elegir entre arroz blanco, amarillo o rojo. En algunos sitios es el comensal quien ‘monta’ su plato escogiendo entre las varias opciones que le ofrece un bufé (sobre todo para almorzar). En otros sitios el arroz y el curri se sirven como un banquete personal de varios platillos elaborados con verduras, lentejas, carne (que suele ser pollo) o pescado, y acompañado de papada, chutneys y sambol (un condimento elaborado con ingredientes molidos con chile).

En Sri Lanka hay buenos curris en todas partes, desde cafés de carretera hasta bufés de hoteles. En Colombo, Green Cabin sirve un bufé que marca el estándar del resto. Otra opción es visitar la zona del mercado de Pettah, llena de locales sencillos como el New Palm Leaf Hotel.

 

Las comidas en Sri Lanka a menudo se sirven en una bandeja thali, al estilo indio © Malcolm P Chapman / Getty Images Las comidas en Sri Lanka a menudo se sirven en una bandeja thali, al estilo indio © Malcolm P Chapman / Getty Images

En Ella, no hay local más sencillo (ni mejor) que el Matey Hut. En el interior de la fortaleza de Galle, un chef de una destacada familia local sirve un exquisito arroz al curri en el diminuto Spoon's Cafe. Para probar una versión más elegante se puede ir a Fort Printers, y más hacia el norte destaca el Malayan Café, frente a la estación de autobuses de Jaffna.

 

Guía Sri Lanka

 

No importa dónde se saboree, el arroz al curri tiene mil y una variaciones, e incluso sorprende la diversidad que ofrece un mismo plato según si lo cocina un chef u otro. Puede que el acompañamiento incluya berenjena agridulce, un sedoso dahl, judías de metro marinadas, remolacha al curri, quingombó, yaca o flores de plátano…

 

Tartas, sándwiches y scones de uno de los mejores tés de la tarde que se sirven en Sri Lanka © laughingmango / Getty Images Tartas, sándwiches y scones de uno de los mejores tés de la tarde que se sirven en Sri Lanka © laughingmango / Getty Images

La pasión compartida entre Sri Lanka y Gran Bretaña por una buena taza de té

A mediados del s. XIX los colonizadores británicos descubrieron que las tierras altas de Sri Lanka tenían un clima cálido, altitud y terrenos inclinados: una combinación ganadora para el cultivo del té. La capital del té de la región de las tierras altas es Nuwara Eliya (alt. 1889 m), y es el mejor lugar para experimentar el impacto y la influencia británicos visitando las frondosas fincas de té de la zona y los majestuosos hoteles coloniales.

High Tea at the Grand se halla entre bellos jardines y sirve tés todas las tardes con sándwiches, tartas saladas, pasteles y scones (con la mermelada y la nata de rigor), magníficamente presentados. Algunas colinas más allá se halla el Mlesna Tea Centre, rodeado de plantaciones de té en Bandarawela.


En ruta por las tierras altas de Sri Lanka

En cuanto al resto, en Colombo es muy popular el Old Dutch Hospital, donde se puede elegir entre docenas de tés en el elegante T-Lounge by Dilmah, regentado por el mejor productor de té de Sri Lanka.

 

Tomando té en una de las plantaciones de Nwara Eliya, Sri Lanka © Matt Munro / Lonely Planet Tomando té en una de las plantaciones de Nwara Eliya, Sri Lanka © Matt Munro / Lonely Planet

Cocina ceilandesa de celebración al estilo europeo

En Sri Lanka las tartas de celebración se disfrutan con la menor excusa, y a menudo tienen un toque neerlandés o portugués. El love cake se elabora con semolina, anacardos molidos y miel, y se perfuma con nuez moscada, canela y agua de rosas. Otro dulce destacado es el popular bolo fiado, un pastel de capas de masa, fruta seca y sirope presente en todas las panaderías de la isla.

Para disfrutar de la bollería, se puede ir a la South Ceylon Bakery en Galle, a Bake House en Kandy o al elegante Paradise Road Cafe en Colombo.

 

Guía Best in Travel 2019

 

La cocina europea moderna está presente en los restaurantes selectos que han proliferado en paralelo al boom turístico de Sri Lanka. Los sabores occidentales adoptan el estilo local, con especias y sabores procedentes de los mercados del país. En Colombo la oferta es múltiple, e incluye el moderno Milk & Honey Cafe. Galle se ha convertido en un excelente centro culinario, donde destaca la selecta comida de Church Street Social. En la playera Negombo, Lords Restaurant combina los sabores de Oriente y Occidente, mientras que el Sanctuary at Tissawewa es un punto de interés destacado del resort homónimo en Anuradhapura.

 

El "tesoro" del Océano Índico forma parte de la gastronomía de Sri Lanka © lena_serditova /Getty Images El "tesoro" del Océano Índico forma parte de la gastronomía de Sri Lanka © lena_serditova /Getty Images

Cocina de Sri Lanka con productos del mar

Rodeada de agua, Sri Lanka ofrece una increíble variedad de pescado y marisco, que a menudo se sirve en los restaurantes de la playa. Se puede disfrutar de los camarones a la parrilla recién hechos mientras se escucha el sonido de las olas en Bu Ba en Mt Lavinia, Colombo. Para saborear algo especial, el popularísimo Ministry of Crab de Colombo ofrece un sinfín de platos de cangrejo. El servicio es excelente, y es uno de los mejores restaurantes del país.

Allí donde haya turistas disfrutando del mar siempre habrá buen marisco fresco, y un local típico es el bohemio Sana's de Uppuveli, en la costa este.


Sri Lanka, un destino para los amantes de la playa

 

Para desayunar, un crujiente 'hopper' con huevo frito, Sri Lanka © bonchan / Getty Images Para desayunar, un crujiente 'hopper' con huevo frito, Sri Lanka © bonchan / Getty Images 

Platos básicos de la cocina de Sri Lanka

En Sri Lanka hay dos platos omnipresentes que forman parte de la dieta diaria. El primero es el hopper, que suele servirse para desayunar y es una especie de tortita crujiente en forma de bol, elaborada con harina de arroz y leche de coco, que se come recién hecha. Una de sus versiones más sabrosas es la que lleva un huevo frito dentro, aderezado con chutney o sambol picante.

Como desayuno esencial, los hoppers se venden en los humildes locales del centro de todos los pueblos y ciudades, y también en los hoteles, desde las pensiones más sencillas hasta los grandes resorts.

 


Best in Travel 2019

 

Otro plato básico y económico es el kotthu. Rico en almidón, sabroso y adictivo, este singular plato rápido ceilandés aprovecha los restos de rottis, que se cortan a tiras y se fríen con un combinado de hortalizas, carnes y queso (muy popular este último). El arrebatador resultado se sirve, caliente, a cualquier hora del día y la noche en las grandes ciudades. En Colombo, el original Hotel De Pilawoos sirve un kotthu insuperable.

 

Cuajada de leche búfala con miel, una popular delicia ceilandesa, Sri Lanka © Jirsak/Getty Images Cuajada de leche búfala con miel, una popular delicia ceilandesa, Sri Lanka © Jirsak/Getty Images

Y para finalizar la ruta gastronómica por Sri Lanka... un postre

El delicioso postre wattalappam, elaborado con jaggery (azúcar de caña del taquipán, un tipo de palmera), leche de coco, huevo y cardamomo, probablemente deba su origen a los comerciantes malayos de las islas Molucas. Tiene la consistencia de una tarta de crema y puede probarse en Mama's Galle Fort Roof Cafe.


Grandes viajes: la ruta de las especias

Los helados, muy dulces, se disfrutan por toda la isla; no hay nada como unirse a las familias locales en ruidosas heladerías como Rio Ice Cream en Jaffna, o Dairy King, en Galle.

El sirope de kitul (también llamado melaza, e incluso miel) está muy rico con cuajada de leche de búfala y se come a cualquier hora del día. Para probar la versión clásica se puede ir a Curd Shop, en Ella.

 

Este artículo se publicó por primera vez en marzo del 2014 y se actualizó en agosto del 2018.

 

Si se está pensando en viajar a Sri Lanka

Consejos para la primera vez en Sri Lanka

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.