De Bretaña a Burdeos

De Bretaña a Burdeos

Se desembarca en St-Malo, una atractiva ciudad con fornidas murallas obra de Vauban, dignas de explorarse al ocaso; se merece al menos un día. Durante la bajamar se cruza a la isla de Grand Bé y, en la bonita St-Servan, se admiran las estupendas vistas desde lo alto de una torre del s. xiv. Al día siguiente se recorre la Côte d’Émeraude, con parada en Dinard de camino a Roscoff, 200 km al oeste. El cuarto día se dedica a descubrir la famosa sidra bretona y los megalitos de Carnac, la encantadora ciudad medieval de Vannes con sus vistas a las deslumbrantes islas que salpican el golfo de Morbihan, y el castillo medieval en Josselin. Se sigue al sur por la costa atlántica, vía Nantes (si gustan las grandes ciudades) o directo hasta las tranquilas vías fluviales del Marais Poitevin o la “Venecia Verde”. La sexta jornada se llega a Burdeos, buena base para tentadoras excursiones para catar vinos. El itinerario termina en la duna de Pilat, la más alta de Europa, cerca de Arcachon y célebre por sus ostras.

 

Tienda

Artículos más leídos

Hotel en Manshausen, Islas Lofoten, Noruega, Europa
Una lista de 10 hoteles europeos demasiado locos, extravagantes o fascinantes para poder conciliar el sueño y dormirse.
www.manshausen.no
Viñedos del valle del Douro, Portugal
Otoño es un buen momento para escaparse a descubrir Oporto y el Douro, la Champaña y Languedoc-Rosellón, destinos con historia y grandes vinos.
hermitis_Shutterstock
‘Trekking’ con burro, Pirineos, España
Europa ofrece infinidad de propuestas para que disfruten los niños y toda la familia. Esta es una lista con 10 lugares donde divertirse y aprender en familia.
SebastienDupont_Shutterstock